15 de enero de 2008

Nada es absolutamente yin ni yang

Puesto que nada es absolutamente yin ni yang, si uno de estos dos elementos predomina sobre el otro, se pude manifestar como un desequilibrio en el cuerpo humano, que se hace patente, y que expresado en términos de Yin-Yang podemos considerar los del siguiente cuadro:

Condiciones demasiado yin

Condiciones demasiado yang

demasiado relajado

demasiado tenso

inactivo, perezoso

hiperactivo

introversión

extroversión

depresión, tristeza

irritabilidad,

represión de las emociones

manifestación de intolerancia, atacante

autocompasión

orgullo

voz tímida, suave

voz energética, tensa

músculos débiles

músculos rígidos



En la transformación de las energías yin en yang o viceversa se suceden una serie de términos medios que se repiten en todos los fenómenos. En la naturaleza podemos apreciar esta constante mutación. En los textos de medicina tradicional china explican:

"45 días después del solsticio de invierno, la energía yin empieza a decrecer, y la energía yang a desarrollarse. 45 días después del solsticio de verano, la energía yang empieza a decrecer, y la yin a desarrollarse".

El frío y el calor se suceden alternando la predominancia de una u otra condición. Las estaciones se suceden conforme a un esquema determinado. La anomalía en esta sucesión conduce a las catátrofes. La evolución de las diferentes fases debe ser ordenada, equilibrada y armoniosa. El cuerpo humano también precisa de la armonía y el equilibrio en la mutación constante de sus energías. Los cambios bruscos conducen a la enfermedad, los cambios suaves permiten la adaptación y por lo tanto a la conservación del equilibrio e interrelación constantes.

El yang como fenómeno de calor provoca en el cuerpo esta manifestación, por ejemplo fiebre; cuando el calor se ha llevado a un extremo, empieza a manifestarse su transformación en el pequeño yin, los escalofríos. De esta forma se suceden los estados Yin-Yang alternativamente. Un último ejemplo: cuando emprendemos una actividad física como un deporte, al principio se manifiesta un incremento del yang progresivo (actividad, aumento de la temperatura, incremento de la velocidad del metabolismo, etc.). Cuando la actividad llega a su término, se incrementa el yin paulatinamente (reposo, descenso de la temperatura, disminución de la velocidad del metabolismo, etc.). Es el cambio constante.
17:20

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión cuenta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...