30 de noviembre de 2012

45 de cada 100 personas prefieren el azul

Según el historiador del color Michel Pastoureau, desde que se dispone de encuestas de opinión, en 1890, se ha podido constatar que el color preferido en las culturas de matriz europea (menciona Francia, Sicilia, EEUU y Nueva Zelanda) es el azul. La encuesta realizada entre dos mil personas alemanas que es la base del libro de Eva Heller  Psicología del color. Cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón. en el cual se constata que un 45% prefiere el azul y sólo un 1% de los hombres y un 2% de las mujeres lo eligieron como el color más detestado. Uno de los estudios más amplios sobre preferencia de colores hecho por Hans Jürgen Eysenck en 1941 sobre 21.060 personas también situaba el azul como color preferido (y el rojo en segundo lugar).

Pero no siempre ha sido así. Según Pastoureau, el azul habría sido un color poco considerado en la antigüedad grecorromana, pero sí en el Egipto de los faraones, y muy poco presente en la alta edad media.

Los antiguos textos griegos no tienen un término único que agrupe los azules, de hecho, tienen pocos términos que puedan considerarse estrictamente cromáticos. En cambio los griegos utilizan los azules, por ejemplo en la policromía de esculturas y bajorrelieves, pero se suele utilizar como color de fondo y no colorea las figuras.


 Foto wikipedia


El latín tampoco tiene términos precisos para lo que hoy consideramos azul, aunque caeruleus, glaucus y otros evolucionan para terminar designando diferentes tonos de azul. Para los autores romanos son colores bárbaros y poco apreciados.

La alta edad media cristiana heredará este desinterés por los tonos azules, que no pueden competir con el prestigio de otros colores. Ante la imprecisión del latín clásico, el latín medieval y las lenguas romances tomarán los términos para el azul de las lenguas germánicas. El azul está prácticamente ausente de las miniaturas, como las ibéricas y británicas, los libros, o está presente como un color oscuro pero sin participar en la simbología. El resurgimiento del azul en la cultura europea tendría sus raíces en su identificación con la luz y con el culto a la Virgen a partir de los siglos XII y XIII.


Primero el azul de fondo de las miniaturas se aclara y después pasa a los vitrales. A partir del siglo XVI y por efecto de la Reforma protestante y la Contrarreforma, el azul pasará a ser un color serio, masculino y moral, compañero de viaje de los marrones, los grises y el negro. A partir del siglo XVIII el romanticismo y las revoluciones liberales añadirán simbolismo y valores positivos al azul.

Azul: Historia de un color. Ver referencias (2)

En el simbolismo de la cultura occidental en torno al Mediterráneo y Europa, el azul pasó de no ser una categoría cromática estable a construirse como tal para ir ganando entidad y prestigio, y pasó a formar parte del juego simbólico del que había sido excluido, hasta convertirse en el color preferido de la mayoría.

La historia del color ha pasado por momentos históricos que le han dado diversas connotaciones culturales particulares y tradiciones que se mantienen hasta hoy.


___

Webgrafia
Referencias bibliográficas
  1. M. Pastoureau; D. Simonnet (2006). Breve historia de los colores (ed. original 2006). Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica.
  2. M. Pastoureau (2010). Azul: historia de un color (ed. original 2000). Barcelona: Paidós Ibérica.
  3. J. Eysenck (1941). A Critical and Experimental Study of Colour Preferences [Fecha de consulta: octubre 2009]. http://www.scribd.com/doc/18530805/Eysenck-1941-A-Critical-and-Experimental-Study-of-Colour-Preferences
  4. I. C. McManus; A. L. Jones; J. Cottrell (1981). "The aesthetics of colour". Perception (núm. 10, pàg. 651–666) [rBACS].

21:32
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...