8 de septiembre de 2011

Los colores de la Torre Agbar

Barcelona Torre Agbar 01
La Torre Agbar
La Torre Agbar es un rascacielos de Barcelona. Está situado en la Plaça de les Glòries Catalanes, en el distrito de Sant Martí. Fue diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, y se inauguró el 16 de septiembre de 2005.

Tiene 30.000 m² dedicados a oficinas, 3.210 m² para servicios e instalaciones técnicas, y 8.350 m² para servicios generales, incluyendo un auditorio. La Torre Agbar tiene una altura de 144 metros, en 38 plantes, 4 de las cuales son subterráneas.

La fachada dispone de sensores de temperatura en el exterior de la torre que regulan la apertura y cierre de las lamas de vidrio que conforman la piel del rascacielos, además de su espectacular iluminación.

La construcción, según explicó el propio Nouvel se vio fuertemente influenciada por alguno de los símbolos más representativos de la cultura catalana. Como el propio arquitecto indicó, se había inspirado en la obra de Gaudí, en los pináculos de la montaña de Montserrat. El arquitecto incluso llegó a decir que su torre podría ser un eco lejano de las antiguas obsesiones catalanas traídas por el viento que sopla desde Montserrat. La torre Agbar surge de la tierrra con la potencia y levedad de un géiser, para alcanzar el cielo azul de Barcelona.


La iluminación
Torre-agbar
Uno de los elementos más característicos del edificio es su iluminación nocturna. La torre dispone de más de 4.500 dispositivos luminosos, que se pueden poner en funcionamiento de forma independiente utilizando tecnología LED y que posibilita la generación de imágenes luminosas en la totalidad de su fachada. El sistema permite proyectar 16 millones de colores, gracias a un sofisticado sistema de hardware y software, además de la capacidad de crear transiciones de color también independientes, sin apreciarse retrasos y creando un efecto impactante.
Destacan las lamas de vidrio en diferentes inclinaciones y opacidades provocando un juego de luz cambiando según el momento del día. La eficiencia energética de dicha tecnología supone que el coste de tener completamente iluminada durante una hora sea equivalente a unos 6 euros.

Los colores habituales son el azul en la parte superior y el rojo en la inferior. El arquitecto quiso con esta obra rendir homenaje con un géiser a la luz de Montserrat y a Gaudí con el rojo tierra.





Webgrafia:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta.